Las mentiras en la infancia

images (16)

Los niños mienten. Los especialistas marcan la edad de los siete años como el inicio de la etapa de las mentiras infantiles. Estas mentiras tienen una intencionalidad clara y definida, orientada a distorsionar y falsear la realidad para obtener un beneficio. Anteriormente, las mentiras,  forman más bien parte de la imaginación del pequeño y son un reflejo de su incapacidad de distinguir entre realidad y fantasía.

Pero, ¿por qué mienten los niños? Las investigaciones realizadas en torno a este asunto revelan que, cuando se trata de no decir la verdad, las motivaciones infantiles no difieren mucho de las de los adultos.

Las razones más señaladas por los especialistas son las siguientes:

  • Frustración: Un ejemplo de esto es el menor que cuenta que tiene muchos juguetes porque en realidad tiene muy pocos.
  • Llamar la atención, inventar una dolencia, falsear sobre un posible problema. El pequeño emplea estos embustes porque se siente desatendido.
  • Exceso de exigencia. Poner el listón muy alto a los niños puede provocar que mientan para hacer creer a sus padres que están al nivel que les exigen y no defraudarles.
  • Imitación. Un menor que ve como la mentira es utilizada por los adultos para obtener algún beneficio tiende a imitar estos engaños.
  • Miedo al castigo. El temor a la reprobación o reprimenda por parte de un adulto es uno de los principales motivos de la mentira infantil. Los pequeños falsean la realidad para evitar los posibles castigos.

images (15)

La yoría de las investigaciones realizadas sobre la mentira infantil recalcan que uno de los factores de prevención principales de la falsedad a cortas edades es la actitud que muestren los padres con respecto a esta. el pilar fundamental para evitar la mentira en los niños es la sinceridad. El menor necesita un ambiente en el que se sienta libre, tranquilo y relajado. El entorno familiar y escolar debe premiar una verdadera comunicación.

* Pautas para prevenir las mentiras en la infancia: 

  • El niño necesita conocer que mentir es negativo. Cuando el pequeño miente, no hay que señalarle solo la conducta inadecuada que supone el embuste. También hay que incidir en el efecto que su embuste tiene sobre los demás y las consecuencias que ha podido provocar.
  • Los castigos deben ser bien medidos y adecuados a cada falta. Si siempre son demasiado severos, la tentación de no decir la verdad para evitarlos será mayor.
  • Reforzar la confianza del niño para evitar que mienta con el fin de buscar la aprobación de sus compañeros o de otros adultos.
  • No mentirle ni pronunciar falsas promesas que se sabe que no se pueden cumplir. No hay que dar un ejemplo erróneo sobre la mentira.
  • Darle la oportunidad de ser sincero, aunque esto implique un castigo. Los padres deben reforzar la valentía que muestra al decir la verdad.
  • No reírse ni admirar nunca las mentiras del niño, aunque parezcan graciosas. Los pequeños no deben apreciar ningún tipo de aprobación o reconocimiento ante un embuste.
  • Evitar la falsedad y responder mejor con “no lo sé” o “déjame que lo piense”, ante preguntas difíciles.

descarga

* ¿Qué hacer ante las mentiras?

  • Evitemos sermonear, sólo debemos explicarle que entendemos sus razones para evitar ser castigado, pero que para mantener la confianza de los demás, es imprescindible la honestidad.
  • Debemos explicarle los beneficios de la verdad, honradez y confianza. Todos nos equivocamos y que los errores pueden repararse si los afrontamos.
  • Atendamos lo que quiere decir con sus mentiras. Fijarnos en las circunstancias en las que miente para comprender por qué lo hace.Preguntarle por qué mintió y darle confianza para que explique sus razones. Hay que enseñarle que es más valioso decir la verdad que evitar el castigo.
  • Explicarle que mientras diga la verdad no sufrirá ningún castigo. Sin embargo, si ya lo has castigado demasiado por decir mentiras o por no haber estado a la altura de tus expectativas, es muy difícil ganarte su confianza.
  • Felicitarlo cuando afronte y reconozca la verdad a pesar de saber que a sus padres no les va a gustar. Si lo reprendemos al haber dicho la verdad, no le estamos enseñando el beneficio de ser honrado.

descarga (6)

  • No seguirle la corriente. Si miente de manera sistemática no debemos “ignorar” sus mentiras. Esto es un error con consecuencias muy negativas. Siempre es mejor confrontarlo.
  • No reaccionar con explosiones exageradas, regaños, castigos o amenazas, porque el niño será el primer sorprendido por la magnitud de sus mentiras, descubrirá que tienen un enorme poder y las dirá de nuevo.
  • No empezar a jugar a los detectives creando situaciones para coger al niño in fraganti. La humillación y la vergüenza no evitan que el niño mienta; al contrario, lo llevarán a intentar mentir mejor, lo que creará más distancia entre vosotros.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s