La timidez

imagesYS83H3EH
Existe una creencia muy extendida de que los niños tímidos son así y que mejorarán por si solos con la edad. Aunque es cierto que, en ocasiones, esto se cumple, en otras muchas hemos perdido un tiempo precioso que nos habría ayudado a disminuir la gravedad del problema. La timidez es un patrón de conducta caracterizado por un déficit acusado en las relaciones interpersonales y una tendencia estable y acentuada de escape o evitación del contacto social con otras personas. La timidez se manifiesta de distintas formas:
 
1) El niño manifiesta problemas para relacionarse con sus iguales y adultos. No participa en clase, no inicia conversaciones…
2) Aparecen conductas de miedo o ansiedad ante la posibilidad de tener que expresar una opinión, hacer algo delante de sus compañeros…
3) Manifiesta una baja autoestima
La timidez no debe entenderse como un rasgo de la personalidad que está o no presente, sino que se sitúa a lo largo de un continuo en el que un extremo está el sujeto con una timidez leve y en el otro extremo  se situarían los que presentan síntomas más severos y que pueden desembocar en una fobia social. El punto de corte entre la normalidad y la patología nos lo debe dar el grado de interferencia con el funcionamiento cotidiano.
imagesAXAEYQ7S
 
* Diferentes modelos han intentado explicar el origen de la timidez:
 
a) Genética . Desde este modelo se pone énfasis en la predisposición hereditaria. El temperamento del niño tímido estaría condicionado por factores tanto genéticos como biológicos.
b) Factores ambientales. Muchos son los factores externos que pueden propiciar conductas tímidas en los niños. Cualquier hecho que el niño perciba como amenazante, estresante o desagradable para él, su familia o entorno más inmediato es susceptible de provocar la inhibición de algunos niños. La identificación de estos factores de riesgo es importante para establecer las adecuadas medidas correctoras.
c) Apego. La mayoría de autores coinciden en asegurar una clara conexión entre apego inseguro y retraimiento social.Cuando los lazos afectivos no están bien establecidos ya sea por falta de tiempo, calidad de la relación, distanciamiento físico o abandono del bebé estamos creando las bases para un niño inseguro.
d) Interacción con iguales. Los niños que no se relacionan con sus compañeros corren el riesgo de presentar ciertas dificultades emocionales en su desarrollo. Dado que la interacción se produce en un plano interactivo, el niño retraído provoca menos respuestas sociales positivas en los demás y el resultado es un bajo nivel de contacto social. Si el repertorio social de un niño es reforzado pocas veces, muchos comportamientos importantes pueden resultar suprimidos o extinguidos.
e) Aprendizaje. La teoría del aprendizaje asume que la timidez o el retraimiento social es fruto de una carencia de este aprendizaje o un aprendizaje incompleto o defectuoso. Dentro de estas teorías se han utilizado principalmente 2 hipótesis:
1- La del déficit de habilidades sociales necesarios para iniciar y mantener relaciones sociales.
2- La de interferencia. El niño puede disponer de las habilidades necesarias, lo que ocurre es que no las pone en práctica debido a factores emocionales.
f) Consecuencia o síntoma de otro trastorno.
INTERVENCIÓN EN LA TIMIDEZ
untitled
 
El primer paso para trazar las líneas maestras de intervención en la timidez es efectuar una evaluación exhaustiva, intentando dar respuesta a cuales son las causas de la misma y en qué situaciones se producen.  La intervención debe efectuarse a medida de cada niño y atendiendo a sus peculiaridades, circunstancias y recursos. Los objetivos del tratamiento son:
1- Aumentar las conductas de interacción con los iguales (compañeros) u otras personas.
2- Disminuir las conductas de inactividad, retraimiento o juego individual.
3- Reducir los niveles de ansiedad social asociados a la interacción en grupo.
4- Corregir los estilos de pensamientos inadecuados (pensamientos irracionales, negativos, de desvalorización personal, etc…).
5- Mejorar su autoestima.A la hora de diseñar la intervención debemos tener en cuenta:
  • En qué punto se encuentra el niño e ir empezando a construir objetivos parciales ajustados a sus posibilidades.
  • Que la intervención debe prolongarse a los diferentes ámbitos (familiar, escolar, comunitario) a efectos de generalizar los diferentes aprendizajes.
  • Deben planificarse actividades sociales de forma progresiva empezando por las situaciones de menor dificultad (encuentro con un amigo) a mayor dificultad (asistencia a una reunión con mucha gente). Debemos asegurarnos del éxito en los primeros retos (planificación de la situación, asesoramiento a colaboradores…).
  • Con niños funciona muy bien, si hay posibilidad, de utilizar un colaborador de su misma edad (puede ser un familiar o amigo próximo) para que le acompañe en las tareas que tiene que realizar.
  • Evita etiquetar a tu hij@.

FUENTE: www.psicodiagnosis.es

Anuncios

One thought on “La timidez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s