Libros sin palabras

images (20)
Los libros sin palabras  son álbumes ilustrados donde las imágenes cuentan la historia, sin el complemento del texto escrito. Generalmente son verdaderas obras de arte plásticas, que gracias a la riqueza y estimulante comunicación de las imágenes logra que el lector o “espectador” recree la historia que el libro quiere o busca contar. Gracias a una compañera, descubrí este tipo de libros y empecé a pensar en las posibilidades que podemos extraer de este tipo de libros a la hora de compartir la lectura con nuestros hij@s. Me gustaría compartir algunas reflexiones con vosotros e invitaros a contar vuestras experiencias con este tipo de libros.
images (18)
Existen investigaciones recientes que apuntan a que el uso de los libros sin palabras puede ayudar a los niñ@s en la adquisición del lenguaje y de la lectoescritura, beneficiando especialmente a aquellos que tienen dificultades. Estas investigaciones señalan que la clave puede estar en la actitud más cercana y ajustada de los padres a los estímulos producidos por sus hij@s. El hecho de que no exista un texto que limite la interacción, enriquece la comunicación entre padres e hij@s y ayuda al desarrollo del lenguaje y de la lectoescritura. Los niñ@s tienen una puerta abierta a la imaginación, no pueden fallar ni cometer errores porque ellos son los que crean la historia. Los padres les pueden acompañar en el proceso sin empeñarse en centrarse en el texto y les pueden orientar para ampliar sus frases o crear frases más complejas a partir de las producciones de sus hijos. Es importante para trabajar con estos libros, al igual que con cualquier otro que sigamos unos cuantos consejos:
1) El ambiente es importante. Podemos leer en cualquier sitio, pero, hagamos que ese sitio sea cálido, acogedor…que estemos cómodos y haya suficiente luz.
2) Deja que tu hij@ elija los cuentos que quiere leer. Podemos hacerles sugerencias, regalarles libros interesantes, pero, lo mejor es hacerles parte activa del proceso desde el principio. Así que entre los 2 podéis elegir el libro a leer.
3) El libro no es el principio, el medio y el fin de la lectura compartida. El libro es el vehículo para compartir tiempo juntos, para reír, para charlar, para contestar preguntas…El objetivo no es que el niñ@ esté callado, si el libro le proporciona estímulos para explorar, aprovecha el momento.
4) Somos sus acompañantes y guías en esta experiencia, no sus correctores. Podemos utilizar el cuento para ayudarles pero de forma sutil. Podemos repetir las palabras que nos han dicho y añadir más detalles, podemos corregir la estructura si está mal, podemos sugerir ideas si no se les ocurren, podemos plantear preguntas…
images (19)
* Lo que podemos extraer de los libros sin texto:
1) Son una puerta abierta a la imaginación.  Aún cuando los libros sin palabras tienen una historia concreta que hila y da vida a sus ilustraciones, son también una invitación abierta a crear o recrear la historia que el niño imagine en base a sus conocimientos previos o a lo que le provocan dichas imágenes. Las fotografías, los dibujos y las ilustraciones de los libros estimulan la imaginación de los niños y hacen que piensen en la historia de nuevas maneras.
2) Es una actividad previa a la lectura que supone un paso importante en el desarrollo de las destrezas de la lectoescritura. El repaso de las ilustraciones de un libro contribuye a preparar al niño a volverse un lector ya que le ayuda a entender la estructura básica de un libro y de un cuento, estimula el uso del lenguaje y le da la oportunidad de crear historias con principio, nudo y desenlace.
3) Estimulan el razonamiento lógico. El niño tiene que crear una historia, controlar que ha pasado antes y qué puede pasar después. Tiene que pensar las consecuencias de lo que están ocurriendo.
4) El niño recibe refuerzo positivo por usar su imaginación y el lenguaje ya que no comete fallos al leer. Esto puede ser esencial para niños que tienen dificultades en adquirir la lectoescritura. Los padres pueden relajarse y disfrutar y no estar pendientes de supervisar si se lee el texto adecuadamente. Muchos padres también tendrán la oportunidad de redescubrir el placer de leer con sus hij@s.
5) Trabajamos la creatividad. Con un mismo libro, podemos imaginar múltiples historias, finales diferentes, cambiar matices en los personajes, podemos crear nuevas ilustraciones junto con los niños con historias diferentes…
6) Fortalecemos su autoestima. Es el protagonista de su propio cuento.
7) Podemos trabajar la educación emocional. Es un buen momento para indagar en los sentimientos de los personajes, en cómo los expresan…
8) Trabajamos vocabulario. Podemos identificar objetos, animales, personajes, escenarios…cada día puede necesitar palabras nuevas para su historia.
9) Entrenamos las habilidades sociales. A través de sus historias los niñ@s pueden aprender a solucionar conflictos, pueden aprender cómo expresar una petición, hacer una crítica, cómo comunicarse, identificar los diferentes polos de comunicación en los personajes (asertivo, inhibido, agresivo..)
10) Promueve interacciones positivas entre padres e hij@s, tiempo compartido y disfrutado juntos y eso es muy valioso.
Dicho esto, ahora a buscar maravillosos libros sin texto, compartirlo con tus hij@s y si puedes comparte la experiencia con nosotros.
images
  Aquí podéis encontrar algunas recomendaciones 🙂
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s