Dependencia emocional y violencia de género

Dependencia emocional

La violencia de género, desgraciadamente, sigue siendo un fenómeno de gran actualidad cuyas estadísticas siguen sorprendiendo por su magnitud. Es difícil agrupar en un mismo patrón a las personas que sufren malos tratos, al igual que resulta complicado proporcionar un perfil único de los maltratadores. Sin embargo, en ocasiones, encontramos ciertos patrones comunes en mujeres víctimas de violencia de género. .

Las víctimas  pueden ser personas que han tenido la desgracia de emparejarse con sujetos extraordinariamente agresivos, y no por ello tender hacia este tipo de individuos. Una vez entran en una dinámica de agresiones, posiblemente les cueste salir de ella tanto por su propia situación (dificultades económicas, aislamiento del entorno, etc.) como por las amenazas de su pareja, que lamentablemente resultan muy creíbles.

Violencia de género

Por otro lado, existe un determinado tipo de víctimas  que desconcierta a los profesionales y al resto de la gente en general. Este grupo no denuncia a sus agresores (y, en estas personas, este hecho no se debe al miedo), retira las denuncias, visita a sus parejas en la cárcel, incumple órdenes judiciales de alejamiento, etc. Lo más significativo es quE, habitualmente, afirman con rotundidad que continúan queriendo con locura a sus parejas. Y no solo eso, sino que una ruptura de una relación de este tipo vendrá seguramente acompañada de intentos desesperados de retomarla, o bien del inicio de una nueva relación de pareja de similar.

Dependencia emocional

Este comportamiento  paradójico puede ser explicado  por el concepto de dependencia emocional. La dependencia emocional es un trastorno de la personalidad que implica que la persona experimenta una necesidad afectiva extrema  hacia sus parejas. Su carácter crónico no se basa en la sucesión de dichas relaciones sino en la personalidad de estos sujetos; es decir, el dependiente emocional lo es también cuando no tiene pareja, aunque esto no sea lo más habitual porque su patología provoca que busque otra desesperadamente. De hecho, una de sus características es que no soportan la soledad.

La dependencia emocional implica:

  1. Necesidad afectiva extrema de su pareja.
  2. Consideración de la pareja como el centro de su vida y su única fuente de autoestima.
  3. Aceptación de los malos tratos como una estrategia para preservar la relación.
  4. Culpabilización por los sucesos negativos ocurridos durante la relación.
  5. Miedo terrible a la soledad…etc.

Dependencia emocional

Para finalizar, nos gustaría señalar que este post no pretender ofrecer una versión reduccionista sobre las causas de la violencia de género. La dependencia emocional es solo un factor a tener en cuenta a la hora de realizar la evaluación e intervención que mujeres víctimas de violencia de género, pero, existen otros muchos factores sociales y personales que intervienen en la perpetuación de este problema.

* RECURSOS: Cuento para trabajar la dependencia emocional “El príncipe que salió rana” 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s