Trabajando con niñ@s con TDAH desde el entorno escolar

 TDAH

  • Fomentar la buena conducta a través del elogio. Busque y resalte el éxito tanto como le sea posible. Viven con tantos fracasos que necesitan todos los  éxitos que puedan conseguir.
  • Ajustar los ánimos y las alabanzas al esfuerzo realizado y no al logro obtenido.
  • Enséñele a reflexionar, transmítale información que le ayude a auto-observase mejor. Suelen ser malos definiendo su comportamiento, no tienen ni idea de cómo resultan para los demás o sobre cómo se han comportado. Hágale preguntas que fomenten la reflexión.
  • Cuando sea necesario llamarles la atención, hágalo siempre a solas, de forma exclusiva y con delicadeza.
  • Defina bien las normas y los límites.
  • Recuerde: No es que no quiera centrarse, no puede hacerlo.
  • Dígale lo que hace bien, para que pueda repetirlo.
  • Acomode su tarea a su ritmo de trabajo.
  • Permítale válvulas de escape y ofrézcale incentivos  (cuentos, juegos, trabajos manuales, vídeos).
  • Cuando haga algo que debe ser reprobado, exprese el porqué de su enfado de forma breve, con pocas palabras y después concédale un tiempo de reflexión sobre su conducta.
  • Se le pueden encargar pequeñas responsabilidades que ayuden a que su imagen al cumplirlas sea positiva (llevar y traer cosas a secretaría, abrir o cerrar ventanas).
  • Hable despacio, relajadamente y de forma clara.
  • Simplifique las instrucciones, las opciones o los calendarios.
  • Las tareas escolares tienen que ser cortas, estructuradas y motivadoras. Mejor pocas, variadas y supervisadas.
  • Márquele tiempos para que  ajuste su tarea a ellos.
  • Establecer periodos de descanso frecuentes.
  • Valore su esfuerzo por aprender tanto como lo aprendido; el éxito no está en el resultado sino en el proceso.
  • Supervisar con frecuencia la agenda.

descarga (5)

 AMBIENTE DE APRENDIZAJE

  1. Ubicar al alumno cerca del profesor y evitar estar cerca de elementos de distracción. Si es posible sentarlo al lado de un alumnos tranquilo y que sea buen estudiante.
  2. Evitar los cambios (horarios, interrupciones, asignatura).
  3. Las normas de comportamiento deben ser muy claras y estar siempre presentes.

 DAR INSTRUCCIONES

  1. Mantener el contacto visual.
  2. Dar instrucciones claras y precisas.
  3. Asegurarse de que el alumno ha comprendido las instrucciones antes de empezar la tarea.
  4. Supervisa la agenda.

 AYUDAR PARA FINALIZAR LAS TAREAS

  1. Darles las tareas una por una y no varias a la vez.
  2. Supervisión continúa. Mantener una actitud de ayuda.
  3. Aprovechar los puntos fuertes y ayudarles con los débiles.
  4. Dar tiempo extra para terminar las tareas.
  5. Tener en cuenta que se frustran con facilidad.
  6. Reconocer todos sus esfuerzos.
  7. Necesitan darse cuenta de que pueden cumplir objetivos.
  8. Enseñar a manejar las autoinstrucciones y fomentar su uso.

images

MEJORAR COMPORTAMIENTO Y AUTOESTIMA

  1. Mantener la calma.
  2. Tener las consecuencias del mal comportamiento establecidas.
  3. Reconocer su buen comportamiento y reforzar los comportamientos adecuados.

 ADAPTAR EL SISTEMA DE ENSEÑANZA

  1. Especificar la conducta que se espera del niño mientras trabaja.
  2. Prácticas graduadas.
  3. Uso explícito del refuerzo social.
  4. Hacer énfasis en el aspecto organizativo. Enseñar al niño a planificar antes de actuar.
  5. Aumentar la estimulación de las tareas (cambiar formatos, introducir novedades…).
  6. Permite acceso a las instrucciones de cómo se hacen todas las tareas.

images (33)

* PRINCIPIOS A TENER EN CUENTA EN LA INTERVENCIÓN:

  • PRINCIPIO DE ACTIVIDAD. Necesita combinar cortos periodos de atención con acción manipulativa.
  • PRINCIPIO DE SECUENCIACIÓN. Las tareas han de dividirse en etapas breves. Poco a poco deberá ir aumentándose el tiempo de trabajo / atención.
  • PRINCIPIO DE PROGRESIÓN. No se debe pasar de  una etapa a otra sin que se tenga constancia de que ha habido asimilación de conceptos.
  • PRINCIPIO DE FEEDBACK. El niño necesita continuamente saber los efectos de su actuación mientras aprende. No demorar reforzamiento ni ayudas.
  • PRINCIPIO DE INDIVIDUALIZACIÓN. El niño debe seguir su propio ritmo.
  • PRINCIPIO DE ÉXITO. Al iniciar el aprendizaje de cualquier habilidad nueva, los primeros ensayos del niño deben programarse para que sean exitosos.

* Guías y recursos para profesores y otros profesionales. 

Los deberes ¿Solos o acompañados?

images (1)

La respuesta no es sencilla. Para muchos padres el hacer los deberes con sus hij@s es una obligación más de su día a día.  Sin embargo, este exceso de dedicación puede desgastarlos a ellos y a sus hij@s.

Para muchas familias, la hora de los deberes se convierte en un campo de batalla con sus hij@s. Los padres muchas veces están agobiados porque se pasan casi toda la tarde al lado de sus hij@s haciendo los deberes. Los padres dejan otras tareas de la casa para sentarse a estudiar de nuevo primaria o secundaria y se sienten cansados y frustrados.  Por otro lado, los niños también desarrollan una excesiva dependencia y no aprenden a ser autónomos a la hora de realizar los deberes, lo que pasa factura a su autoestima y a su rendimiento escolar. Habitualmente, está situación de forma continuada genera un ambiente de tensión que perjudica tanto a los padres como a los niños. Hacer los deberes debe ser una rutina más y no una pelea entre padres e hijos.

images (2)

Algunos trucos para facilitar que nuestros hijos hagan los deberes: 

1) Debemos mantener un horario para hacer los deberes. Este horario se adaptará a las actividades que hacen los niños y se colocará en un lugar visible. El horario es flexible porque algunos días tendrán más deberes y dedicarán más tiempo y otros menos. No es aconsejable hacer los deberes a última hora cuando los niños están agotados.

2) Debemos tener nuestro lugar para hacer los deberes. Este sitio debe tener el espacio adecuado, estar bien iluminado y es importante que no hayan excesivos elementos distractores  como juguetes, televisión…etc.

3) Antes de empezar a hacer los deberes debemos asegurarnos de que tenemos todo el material necesario.

Autoinstrucciones tareas en casa

4) El primer paso es revisar la agenda y planificar el trabajo. Una vez revisada la agenda podemos ayudar a nuestros hijos a programar lo que van a hacer. Podemos empezar por lo más difícil y acabar con lo más fácil. Podemos planificar un tiempo para los deberes y un tiempo para estudiar. Es importante enseñarles a utilizar adecuadamente la agenda y a ser organizados.

5) Marcamos un tiempo aproximado y lo señalamos en un reloj que permanecerá visible. Muchos niños no se dan cuenta del paso del tiempo y pasan muchas horas haciendo los deberes. Intentar marcar un límite es positivo y les ayuda a autoregularse. El tiempo siempre será flexible, excepto, si detectamos que el niño está perdiendo el tiempo excesivamente. De vez en cuando, podemos recordar el tiempo que le queda. Los profesores nos pueden ayudar y decirnos aproximadamente cuánto tiempo deben dedicar los niños a sus tareas escolares. Es importante establecer un máximo. Hay que evitar que los niños estén haciendo los deberes hasta altas horas de la noche y cambiar sus hábitos de sueño y alimentación.

6) Podemos ayudar a nuestros hijos pero no podemos hacer los deberes por ellos o sentarnos a supervisar cada palabra. Les podemos ayudar a organizarse y podemos destinar un tiempo hacia el final para repasar los ejercicios y para resolver las dudas que tengan.  Es importante que los niños aprendan a trabajar solos.

7) Debemos establecer consecuencias cuando los niños se resisten a hacer los deberes.

8) Debemos reforzar positivamente el esfuerzo cuando hacen los deberes y no solo el resultado. Sobre todo, en los casos de los niños que tienen dificultades de aprendizaje. Cuando terminan, revisamos que el trabajo esté completo pero no corregimos todo lo que han hecho. Los deberes se corrigen en clase.

9) Si es necesario, podemos hacer pequeñas pausas de 5 o 10 minutos cada hora aproximadamente.

images

* Recursos para establecer rutinas a la hora de hacer los deberes

Evaluación y diagnóstico del trastorno de déficit de atención

Debido a la complejidad del TDAH y su carácter multifacético, las últimas directrices sobre su diagnóstico recogidas en la literatura orientan hacia la necesidad de enfocar el problema desde una visión multimetodológica y multidisciplinar.

El diagnóstico del TDAH exige hacer uso de diferentes procedimientos de evaluación. Se debe de realizar una evaluación comprensiva, que incluya, un examen médico, una minuciosa historia de los síntomas específicos del TDAH, los criterios del DSM-IV, la valoración conductual, la evaluación psicoeducativa y las observaciones en la escuela.

Evaluación fisiológica
– Examen neurológico. Exploración orientada a descubrir trastornos neurológicos leves.
– Medidas anatómicas.
– Medidas electroencefalográficas. Patrones EEG.
– Medidas del sistema endocrino y bioquímico.

Medidas conductuales

Entrevista diagnóstica

a) Niño. Es importante la observación del comportamiento que hagamos en consulta.  Podemos pedirles que realicen tareas, observar cómo juegan, sus movimientos en el despacho, su impulsividad…

b) Padres. Se valoran aspectos como características del problema, historia psiquiátrica, médica y del desarrollo, ambiente educacional o historia familiar. Edad de comienzo, frecuencia o perseverancia del problema.

c) Profesores. Información sobre comienzo, frecuencia, cronicidad, variaciones situacionales, etc.

Escalas de valoración.

a) Padres
– Chequeo de la conducta del niño (CBCL, Achenbach y Edelbrock).
– Escala revisada de medición de los padres de Conners (CPRS – R).
– Cuestionario de la situación en el hogar (HSQ) de Barkley.

b) Profesores.
– Chequeo de la conducta de los niños en la forma de profesores (CBCL – TRF).
– Escala de Conners para profesores (CTRS).
– EDAH. 4 Subescalas: hiperactividad, déficit de atención, hiperactividad con déficit de atención y alteraciones de conducta.
– Cuestionario de situaciones de clase (SSQ). Evaluar situaciones escolares tanto estructuradas como no estructuradas.

Test de inteligencia 

Medidas de laboratorio. Existen algunos testo para medir algunos aspectos de la atención y la memoria de trabajo específicos.
a) Duración de la atención. Test de representación continua (CPT).
b) Impulsividad. Test de agrupamiento de figuras familiares (MFFT). Es una tarea de selección.
c) Nivel de actividad (actómetro, oscilómetro…).

  • Evolución de los síntomas del TDAH a través de los distintas etapas:

Primera infancia

Etapa escolar

Adolescencia

Llanto difícil de calmarExcitabilidadBaja tolerancia a la frustraciónTrastornos del sueñoTrastornos alimentariosRetraso en el balbuceo

Anomalías físicas

Pobre asertividad

Dificultades de aprendizajeBajo rendimiento escolarDesobediencia a órdenesProblemas de conducta en clasePobres interacciones socialesBaja autoestima

Depresión

Agresión

Fracaso escolarDificultades de aprendizajeProblemas de conductaIrresponsabilidadInfracciones y accidentes tráficoConsumo de sustancias tóxicas

Baja autoestima

Depresión

*ÁREAS PROBLEMAS ASOCIADOS AL TDAH

ConductualTDAH

  • Períodos cortos de atención.
  • Distracción
  • Inquietud
  • Poca capacidad de control
  • Destructividad

Social

  • Pobre relación con sus compañeros
  • Desobediencia de órdenes
  • Bajo autocontrol
  • Agresión, robo
  • Lenguaje beligerante e irrespetuoso.
  • Pobre habilidad para solucionar los problemas sociales.

Cognitiva

  • Autolenguaje inmaduro
  •  Falta de atención
  • Ausencias de conciencia.

Académica

  • Bajo rendimiento para su capacidad
  • Dificultades de aprendizaje (acceso al léxico, comprensión lectora, escritura, matemáticas)
  • Problemas de conducta

Emocional

  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Excitabilidad
  • Facilidad para la frustración
  • Bajo control emocional
  • Humor impredecible

Físico

  • Enuresis – encopresis
  • Pobre coordinación motora
  • Cortos ciclos de sueño
    • CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DSM IV PARA EL TRASTORNO DE DÉFICIT DE ATENCIÓN 

 ATENCIÓN. 6 o más de los siguientes síntomas de desatención han persistido al menos durante los últimos 6 meses con una intensidad desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo.

images (3)

  • A  menudo no presta atención a detalles o comete errores en el trabajo escolar u otras actividades por falta de cuidado.
  • A  menudo tiene dificultad para mantener la atención en tareas o actividades de juego.
  • A menudo no parece escuchar lo que se le dice.
  • No suele seguir las instrucciones y no termina sus tareas, encargos  o deberes escolares (no debido a un comportamiento oposicionista o a un fracaso para comprender instrucciones).
  • A menudo tiene dificultad para organizar tareas y actividades.
  • A menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos).
  • A menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (juguetes, deberes, lápices, libros, paraguas, etc.…)
  • A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
  • A menudo es descuidado en las actividades diarias.

HIPERACTIVIDAD. 6 o más de los siguientes síntomas de hiperactividad – impulsividad han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad desadaptativa e incoherente con el nivel de desarrollo.

  • A menudo mueve en exceso manos o pies o se remueve en su asiento.
  • A menudo abandona su asiento en clase o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentado.
  • A menudo corre o salta excesivamente en situaciones en que es inapropiado hacerlo (en adolescentes puede limitarse a sentimientos subjetivos de inquietud).
  • A menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
  • A menudo “está en marcha “o suele actuar como si tuviera un motor.
  • A menudo habla en exceso.

IMPULSIVIDAD

  • A menudo precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas.images (1)
  • A menudo tiene dificultad para guardar turno.
  • A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de oros (se entromete en conversaciones o juegos).

Algunos recursos útiles para la evaluación del  TDAH  AQUÍ

Cuando l@s niñ@s son lent@s

imagesLQVSKY02

El niño lento se caracteriza por desarrollar todas sus actividades —intelectuales, motrices, sociales— a un ritmo mucho más lento que otros niños de su edad. Algunos niños son más lentos que otros a la hora de realizar todas sus actividades de la vida diaria. En ocasiones, esto responde a un problema de falta de hábitos, otras está relacionado con problemas de organización y la dificultad de concentrarse en lo que están haciendo es ese momento. A veces, los niños, realmente, no son lentos pero las exigencias de sus padres en cuánto a los tiempos son excesivas.  Sin embargo, cuando detectamos que el hecho de “ser lento” está afectando de manera significativa la vida del niño en su entorno familiar, escolar y social, debemos plantearnos acudir a un especialista para realizar una evaluación. El primer paso es descarta un posible problema médico.  Posteriormente, podemos realizar una  evaluación psicopedagógica para valorar si existen algunos problemas que están en la base de la lentitud a la hora de realizar las tareas.

* Pautas para la intervención ante niñ@s lent@s:

  • Simplifica y elimina los distractores. Intenta que no tenga demasiadas cosas para distraerse. Por ejemplo, el material escolar debe tener un sitio específico y estar organizado. No necesita mil rotuladores, solo los necesarios. En la ducha no es necesario tener demasiados productos y objetos con los que distraerse. A la hora de desayunar, podemos elegir entre 2 o 3 cosas, no entre 10. Tener la televisión encendida cuando estamos haciendo una tarea también puede hacer que dediquemos más tiempo a la misma.

untitled

  • Planifica. Debemos intentar prever y organizar temporalmente las tareas que tenemos que hacer a lo largo del día. Podemos tener un horario en el que marcamos la hora del desayuno (principio y fin), la hora de los deberes, la ducha, la hora de ir a la cama…Si tenemos que hacer una actividad imprevista, debemos asegurarnos de empezar a prepararnos con tiempo (preparar la ropa, avisar de la hora de salida, hacer un listado con lo que hay que hacer antes de salir…).

 

  • Nunca ir con el tiempo justo. No debemos adaptarnos a su lentitud, pero, debemos ser realistas. Por ejemplo, si por las mañanas le cuesta mucho arrancar y levantarse, no podemos dejarlo dormir y debemos intentar despertarlo con tiempo suficiente para que no llegue con la lengua fuera y nosotros con los nervios a flor de piel.

 

  • Evita etiquetarlo como lento y hacerle críticas continúas. Debemos motivarle y ayudarle. Es importante no estar repitiendo constantemente lo lento que es. Debemos intentar marcarle metas de forma positiva.

 

  • Divide las tareas en pasos y marca tiempo para cada uno de esos pasos. Podemos utilizar recordatorios visuales de los pasos a seguir.

 

  • Utiliza marcadores de tiempo. Por ejemplo, canciones, relojes en lugares visibles, alarmas…

imagesWXHTSC6K

  • Para entrenarlos en ser más rápidos, podemos utilizar juegos en los que la velocidad sea importante (pictureka, jungle speed, boop it…). Los ejercicios para mejorar la atención y la velocidad de procesamiento pueden ser también muy útiles.

 

  • Refuerza positivamente sus esfuerzos por reducir el tiempo para realizar las tareas. Premia su esfuerzo, no solo los resultados.

Pautas para padres con niñ@s con TDAH

 

  • Estos niños no son malos, malcriados o vagos sino que presentan un problema de autocontrol.images (1)
  • Es recomendable crear un ambiente ordenado y organizado con horarios y rutinas para comer, dormir, hacer los deberes. Todo ello les da seguridad y estructura.
  • Los padres suelen ser modelos a los que el niño imita y admira, por lo que es recomendable dar una imagen adecuada. Ejemplos, si le solicitamos que baje la voz, no debemos gritar, si le pedimos un pensamiento reflexivo sería deseable que lo observara en nosotros…etc.
  • Cuando nuestro hijo está especialmente activo es conveniente intentar mantener un aire calmado y utilizar un tono de voz adecuado (pausado, sereno, sin crispación cuando le pedimos que cumpla alguna norma).
  • Con frecuencia prestamos más atención a las conductas negativas que a las positivas, con ello, conseguimos que el niño sepa que es objeto de atención solo cuando realiza las conductas inadecuadas y por ello, las repite siempre que puede. Suele tener utilidad el ignorar la conducta negativa encaminada a llamar la atención y estimular conductas incompatibles con la misma.
  • Podemos utilizar un registro de la buena conducta en el que cada comportamiento adecuado tiene un valor en forma de puntos (los puntos son como el dinero, canjeables por determinados premios). Cuando se obtengan suficientes puntos se le entrega la recompensa con inmediatez. Es importante que los premios se entreguen cuando se consiguen puntos, que no se puedan obtener de ninguna otra manera y que sean deseados por el niño.
  • Es importante enseñar a los niños lo que es una conducta adecuada en diversas situaciones (enseñarles a comunicarse, a esperar, a reflexionar sobre las consecuencias de las acciones). La instrucción sobre el modo de comportarse es necesaria y puede ser ejercitada ensayando a modo de pequeño teatro el propio papel o el de los demás. Estas representaciones suelen ser instructivas, potencian las habilidades sociales y desarrollan la capacidad de ir apreciando otras perspectivas.
  • Las normas deben ser pocas, claras, bien definidas y repetidas.
  • Es importante estimular la autonomía del niño mediante el desempeño de actividades apropiadas para su edad y adjudicarle responsabilidades domésticas aludiendo a la confianza que tenemos en él.

images (32)

  • Reforzar la autoestima mediante la valoración de sus logros (esta idea es muy buena, cada vez escribes mejor…) y proporcionarle metas que pueda alcanzar para tener ocasión de felicitarle por ello.
  • Sería deseable eliminar las etiquetas negativas del tipo “eres un vago”, “no hay quien te aguante”… que deben ser sustituidas por comentarios centrados en la conducta como “recoge los objetos del suelo” en vez de “eres un desastre”.
  • Debemos resaltar los aspectos positivos de su conducta sin sobreprotegerle ni disculparle por lo que ha hecho mal. Es necesario ayudarle a evaluar su conducta y aceptar sus limitaciones. (no terminaste tus tareas a tiempo, pero podrás levantarte mañana para acabarlas, has cometido un error, pero puedes aprender de él y corregirlo).
  • Es frecuente que atribuyan sus fracasos o mala conducta a factores externos (el profesor me tiene manía) sin asumir parte de responsabilidad (dediqué poco tiempo al estudio, no me centré bien, tengo poca base). El reconocimiento de cierta parte de responsabilidad es un requisito previo para su modificación.
  • Podemos ayudar al niño a hacer una valoración objetiva de sus errores sin hacerle sentirse infravalorado o culpable “eres listo, pero este resultado está relacionado con que necesitas más tiempo de trabajo”.
  • Es deseable fomentar expectativas positivas y ajustadas a la singularidad del niño. Por ejemplo, cuando aprecie un cambio de conducta positivo, elogiarlo personal y públicamente:” te has fijado  cómo ha cambiado”.
  • Le ayudamos a saber esperar cuando le enseñamos a aplazar las gratificaciones. Ejemplos, antes de salir a la calle, ordenamos la habitación, primero haces los deberes y luego ves la televisión. Cuando lo consigue le felicitamos por ello y en caso contrario no obtiene la recompensa anunciada.

*Recursos y guías para padres con niños con TDAH