Libros sin palabras

images (20)
Los libros sin palabras  son álbumes ilustrados donde las imágenes cuentan la historia, sin el complemento del texto escrito. Generalmente son verdaderas obras de arte plásticas, que gracias a la riqueza y estimulante comunicación de las imágenes logra que el lector o “espectador” recree la historia que el libro quiere o busca contar. Gracias a una compañera, descubrí este tipo de libros y empecé a pensar en las posibilidades que podemos extraer de este tipo de libros a la hora de compartir la lectura con nuestros hij@s. Me gustaría compartir algunas reflexiones con vosotros e invitaros a contar vuestras experiencias con este tipo de libros.
images (18)
Existen investigaciones recientes que apuntan a que el uso de los libros sin palabras puede ayudar a los niñ@s en la adquisición del lenguaje y de la lectoescritura, beneficiando especialmente a aquellos que tienen dificultades. Estas investigaciones señalan que la clave puede estar en la actitud más cercana y ajustada de los padres a los estímulos producidos por sus hij@s. El hecho de que no exista un texto que limite la interacción, enriquece la comunicación entre padres e hij@s y ayuda al desarrollo del lenguaje y de la lectoescritura. Los niñ@s tienen una puerta abierta a la imaginación, no pueden fallar ni cometer errores porque ellos son los que crean la historia. Los padres les pueden acompañar en el proceso sin empeñarse en centrarse en el texto y les pueden orientar para ampliar sus frases o crear frases más complejas a partir de las producciones de sus hijos. Es importante para trabajar con estos libros, al igual que con cualquier otro que sigamos unos cuantos consejos:
1) El ambiente es importante. Podemos leer en cualquier sitio, pero, hagamos que ese sitio sea cálido, acogedor…que estemos cómodos y haya suficiente luz.
2) Deja que tu hij@ elija los cuentos que quiere leer. Podemos hacerles sugerencias, regalarles libros interesantes, pero, lo mejor es hacerles parte activa del proceso desde el principio. Así que entre los 2 podéis elegir el libro a leer.
3) El libro no es el principio, el medio y el fin de la lectura compartida. El libro es el vehículo para compartir tiempo juntos, para reír, para charlar, para contestar preguntas…El objetivo no es que el niñ@ esté callado, si el libro le proporciona estímulos para explorar, aprovecha el momento.
4) Somos sus acompañantes y guías en esta experiencia, no sus correctores. Podemos utilizar el cuento para ayudarles pero de forma sutil. Podemos repetir las palabras que nos han dicho y añadir más detalles, podemos corregir la estructura si está mal, podemos sugerir ideas si no se les ocurren, podemos plantear preguntas…
images (19)
* Lo que podemos extraer de los libros sin texto:
1) Son una puerta abierta a la imaginación.  Aún cuando los libros sin palabras tienen una historia concreta que hila y da vida a sus ilustraciones, son también una invitación abierta a crear o recrear la historia que el niño imagine en base a sus conocimientos previos o a lo que le provocan dichas imágenes. Las fotografías, los dibujos y las ilustraciones de los libros estimulan la imaginación de los niños y hacen que piensen en la historia de nuevas maneras.
2) Es una actividad previa a la lectura que supone un paso importante en el desarrollo de las destrezas de la lectoescritura. El repaso de las ilustraciones de un libro contribuye a preparar al niño a volverse un lector ya que le ayuda a entender la estructura básica de un libro y de un cuento, estimula el uso del lenguaje y le da la oportunidad de crear historias con principio, nudo y desenlace.
3) Estimulan el razonamiento lógico. El niño tiene que crear una historia, controlar que ha pasado antes y qué puede pasar después. Tiene que pensar las consecuencias de lo que están ocurriendo.
4) El niño recibe refuerzo positivo por usar su imaginación y el lenguaje ya que no comete fallos al leer. Esto puede ser esencial para niños que tienen dificultades en adquirir la lectoescritura. Los padres pueden relajarse y disfrutar y no estar pendientes de supervisar si se lee el texto adecuadamente. Muchos padres también tendrán la oportunidad de redescubrir el placer de leer con sus hij@s.
5) Trabajamos la creatividad. Con un mismo libro, podemos imaginar múltiples historias, finales diferentes, cambiar matices en los personajes, podemos crear nuevas ilustraciones junto con los niños con historias diferentes…
6) Fortalecemos su autoestima. Es el protagonista de su propio cuento.
7) Podemos trabajar la educación emocional. Es un buen momento para indagar en los sentimientos de los personajes, en cómo los expresan…
8) Trabajamos vocabulario. Podemos identificar objetos, animales, personajes, escenarios…cada día puede necesitar palabras nuevas para su historia.
9) Entrenamos las habilidades sociales. A través de sus historias los niñ@s pueden aprender a solucionar conflictos, pueden aprender cómo expresar una petición, hacer una crítica, cómo comunicarse, identificar los diferentes polos de comunicación en los personajes (asertivo, inhibido, agresivo..)
10) Promueve interacciones positivas entre padres e hij@s, tiempo compartido y disfrutado juntos y eso es muy valioso.
Dicho esto, ahora a buscar maravillosos libros sin texto, compartirlo con tus hij@s y si puedes comparte la experiencia con nosotros.
images
  Aquí podéis encontrar algunas recomendaciones 🙂
Anuncios

Gracias por haber disfrutado del 2014. !Ahora a por el 2015!

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 16.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 6 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Técnicas de relajación infantil

images (4)

En muchas ocasiones, cuando hacemos una evaluación, encontramos que los niños están excesivamente activados y debemos enseñarles

estrategias par controlar su activación.  A la hora de seleccionar las técnicas adecuadas debemos tener en cuenta la edad del niño.

1) Debemos enseñar al niño a identificar las señales que indican que se está poniendo nervioso.  “Cuando nos ponemos nerviosos, nuestro cuerpo nos manda unas señales que debemos escuchar. Los músculos se ponen tensos, rígidos y duros”.

2) Enseñamos a los niños a identificar situaciones en las que se ponen nerviosos. “Todos tenemos un termómetro en nuestro interior. Cuando está a 0 no estamos nada nerviosos. Cuando está a 10 estamos muy, muy nerviosos. Cuando está a 5 estamos activos, pero, no estamos muy nerviosos. Vamos a  ver en qué situaciones tu termómetro está a más de 7”.

3) Enseñamos la técnica de relajación que consideremos más apropiada según la edad.

* Aprendemos a respirar. “Cuando respiramos profundamente, entra aire bueno que nos hace estar bien y sale en aire malo.  Debemos llenar nuestra barriga con aire como si fuera un globo y cuando notemos que está llena, soltamos en aire por la boca, despacito”. Podemos utilizar un globo para mostrar a los niños cómo se hincha el estómago y cómo vaciar poco a poco sus pulmones.

images (5)

* Relajación progresiva de Jacobson:

Brazos: Estiro el brazo hacia delante poniendo el puño duro. Tenso durante unos segundos y relajo, hacemos hincapié en la sensación de tensión y en la de relajación para que el niño lo diferencie (está muy duro, ahora está muy relajado, el brazo me pesa no puedo moverlo…) Realizamos el ejercicio dos veces con cada brazo. Primero el derecho y después el izquierdo.

Hombros: Subo los dos hombros hacia arriba, lo mantengo unos segundos y suelto los hombros. Se hace dos veces.

Espalda: Hecho los dos brazos hacia atrás como si fuera a juntar las manos, mantengo unos segundos y suelto. Se hace dos veces.

Abdomen: Aprieto muy fuerte la barriga, comprueba con tus dedos que tu barriga está muy dura. Igual que el anterior.

Piernas: Estiro hacia delante la pierna con la punta del pie también hacia delante, mantengo unos segundos y suelto. Realizo la actividad dos veces con cada pierna.

Todo junto: Relajo las piernas, brazos, hombros y abdomen a la vez. Tenso todas estas partes de la forma explicada anteriormente. Lo realizo solo una vez.

Seguimos con la cara:

Ojos: Apretar los dos ojos fuertemente, mantenemos unos segundos y soltamos. Dos veces.

Labios: Juntar los labios y apretarlos fuertemente, mantenemos unos segundos y soltamos. Dos veces.

Frente: Pon la frente como si estuvieras enfadado/a, arrugándola. Igual.

Mofletes: Coloca la boca como si fueras a soplar. Igual.

Orejas: Difícil. Concéntrate en ellas e intenta subirlas hacia arriba. No te preocupes sin lo consigues. Igual.

Cuello: Apretamos los dientes muy fuerte. Igual.

Todo  junto: Intentamos tensar toda la cara junta, ojos, labios, frente, orejas y cuello. Lo realizo una vez.

Después intento realizar cuerpo y cara y conjuntamente, tenso piernas, brazos, hombros, abdomen y la cara a la vez. Lo realizo una sola vez, insisto en la relajación de todo el cuerpo, cierro los ojos y noto como mi cuerpo está muy pesado y muy muy relajado no puedo moverlo.

Relajación progresiva de Jacobson.                  descarga

* Relajación en imaginación. El niño puede imaginar un lugar donde se sienta tranquilo y seguro. En las instrucciones, debemos introducir todos los detalles que se nos ocurran para hacerlo más real. El niño puede acudir a este espacio siempre que lo desee.

* Relajación en movimiento. Podemos utilizar distintos juegos para ayudar al niño a discriminar entre estar tranquilo y nervioso:

– Jugamos a pasarnos una pelota y cuando alguien diga STOP debe quedarse quieto como una estatua. Cuando vuelvan a pasar la pelota podrá volver a moverse.

– Ponemos música. Los niños deben moverse al ritmo de la música que puede ir cambiando, más lento, más rápido. Cuando la música se para, ellos deben pararse también.

– Podemos imitar la forma de andar de distintos animales, alternando entre animales lentos (caracol, tortuga) con animales más rápidos ( guepardo, gacela).

– Podemos hacer algunos masajes sencillos como hacer cosquillitas con los dedos,  trazas círculos con las manos…etc.

4) Es importante que tanto los padres como los niños sepan que deben practicar todos los días durante un tiempo hasta que el niño domine la técnica de relajación.  Puede hacer los ejercicios 3 veces al día (al levantarse, al llegar a casa y a la hora de dormir). Las instrucciones tienen que ser sencillas y las sesiones deben de ser cortas (no más de 15 minutos):  En casa, es importante crear un ambiente adecuado para que el niño pueda relajarse:

– Temperatura correcta.

– Sin ruidos.

– Sin prisas.

– Sin estímulos que puedan distraerlo (televisión, música, ordenador…).images (3)

 

* Relajación para niños 

Gestiona tu tiempo de forma eficaz

images (12)

Tras el verano y como buen propósito para el próximo “curso”, entre otros, como aprender idiomas, ir al gimnasio, etc., seguramente, muchos de nosotros tendremos como objetivo, el de administrar mejor nuestro tiempo. Muchas veces, resulta difícil encontrar un equilibrio entre el tiempo que se dedica al trabajo y el tiempo libre, es casi imposible hacer todo lo que teníamos previsto, no encontramos tiempo para leer, escuchar música, hablar con los amigos y la familia, etc.

Para comprobar si realmente, entre tus propósitos debes incluir el de administrar mejor el tiempo, puedes realizar un registro durante una semana de:

  • Las tareas que haces durante el día.
  • Cosas que tenías previsto hacer y no te ha dado tiempo.
  • Cosas que te apetecía hacer y no has podido por falta de tiempo.

A partir del registro, analiza a qué dedicas tu tiempo y cuánto tiempo le dedicas a cada actividad. Si ves que realizas muchas tareas al mismo tiempo, que siempre te quedan cosas pendientes al finalizar la jornada, que hay muchas cosas que quieres hacer y no encuentras tiempo, posiblemente, debas intentar organizar mejor el tiempo.

descarga

La sensación de verse abrumado por las obligaciones y las responsabilidades es una de las fuentes más importantes de estrés, lo que habitualmente, expresamos con la frase “es que no llego a todo”. Por ello, me gustaría ofrecer algunas claves para administrarnos mejor el tiempo:

1. Evitar implicarnos en la medida de lo posible en demasiadas tareas al mismo tiempo. Tener demasiadas cosas que hacer produce preocupación por no conseguir hacerlo todo y bien.

2. Programar tanto el tiempo de trabajo como el tiempo de ocio. Tanto uno como el otro son importantes.

3. Establecer prioridades. De manera, que finalicemos primero las tareas más importantes. Un ejemplo, tengo que hacer un trabajo y quiero revisar el correo electrónico. El plazo de entrega del trabajo expira pronto. Muchas veces, revisamos primero el correo pensando que nos llevará poco tiempo, y al final, de repente, nos damos cuenta de que llevamos media jornada revisando el correo y tenemos todo el trabajo por hacer.

images (13)

4. Ser realista y hacer horarios realistas. Cuando programamos las actividades del día, debemos tener en cuenta que el día tiene sólo 24 horas y que necesitamos tiempo de descanso. Es importante ser realista y reconocer que algunas cosas no pueden hacerse en ese momento. Para cualquier día podemos hacer un lista de tareas:

  • Tareas A: Prioritarias, que deben hacerse en el día.
  • Tareas B: Importantes, que no necesitan realizarse en ese día, pero que pasarán a ser prioritarias en otro momento.
  • Tareas C: Que no son urgentes en ese momento.

5. Eliminar las tareas de escasa prioridad. Es posible retrasar provisionalmente aquellas tareas que no son relevantes. Es importante para evitar sobrecargarse, limitar el número de tareas que completas al mismo tiempo.

6. Procurar reducir las distracciones y las posibles interrupciones.

7. Planificar los imprevistos. Parece un contrasentido, pero no lo es. Cuando planificamos, siempre pensamos que todo irá perfecto, pero, la realidad no siempre es así. Hay que dejar un espacio entre tareas para cualquier imprevisto (una impresora que no funciona, un compañero que entrega su trabajo tarde, un tren que no llega, etc.).

8. Acortar las reuniones y controlar las citas. El lema: “Para resolver un tema que puede resolverse en 10 minutos, no utilizar 30”.

9. Procurar hacer pausas de 10 a 15 minutos cada 2 horas de trabajo.

10. Aprovechar, si es posible, el tiempo de desplazamiento de casa al trabajo.

11. No ser catastrofista sobre las consecuencias de no conseguir completar todo a tiempo. Analizar de manera objetiva, no aumentada lo que podía ocurrir.

12. Delegar responsabilidades y pedir ayuda. No anticipes que nadie te va ayudar o que vas a tardar más en explicarlo que en hacerlo tú mismo. Es posible que te sorprenda la respuesta de las personas que tienes alrededor.

13. Decir que no. Cuando estamos sobrecargados, estamos en medio de una tarea y nos piden ayuda, nos encomiendan otra tarea… tenemos que saber decir que no o al menos, plantear unos plazos razonables para hacer la tarea.

14. Adherirse a agendas.

15. Evitar el “pues ya que me pongo….”. Si tu objetivo es pintar una habitación, pinta una habitación, no la casa entera.

16. Sé flexible. La rigidez es buena en las piedras, pero no en los seres humanos.

17. Y por último, pero no por ello, menos importante, es necesario tener algún tiempo para descansar, para no “hacer nada”. Decía Cicerón, “Si un hombre no puede dedicarse, de vez en cuando, a no hacer nada, no es realmente libre”.

Bibliografía:

Robles, H. y Peralta, M.I. (2006). Programa para el control del estrés. Madrid: Pirámide. images (11)

En busca de la felicidad

images9H068LG5

La felicidad no es un destino es un trayecto.  Hoy queremos compartir con vosotros algunos trucos que nos ayudan a ser más felices. Cuánto más ponemos en practica estas estrategias, su efecto será más duradero. Pero mientras que podría llevar años de persistencia llegar a transformar profundamente tu vida, hay estrategias probadas científicamente que se han mostrado útiles:

1. Levántate y haz ejercicio.

El ejercicio aeróbico aumenta el estado de ánimo positivo.  Cuerpo y mente son inseparables. Un par de minutos de saltos pueden suponer un excelente impulso.

imagesTLM2253W

2. Llama a un amigo o a un miembro de la familia

Las conexiones sociales positivas son una piedra angular de la felicidad y la salud. Una conversación con un amigo puede tener un efecto positivo y duradero, lo que aumenta la energía y la motivación. Si hay personas que te rodean en este momento que te gustan o a quienes aprecias habla con ellas. Si no, toma el teléfono y llama ahora.

imagesTFFGDSCH

3. Escribe tres cosas buenas por las que estás agradecido

Muchas personas mantienen un diario en el que regularmente escriben las cosas por las que están agradecidos. Este simple ejercicio de reconocimiento de su buena fortuna mediante la identificación de las “tres cosas buenas”, se ha demostrado que proporciona una acción inmediata y tiene efecto duradero..

imagesF45YFFNX

4. Imagina el mejor resultado posible para los próximos meses

Las investigaciones demuestran sistemáticamente que imaginar tu “mejor yo posible” te hace significativamente más optimista, lo que resulta en una serie de emociones positivas. En línea con la creencia común, pensar en positivo (de forma realista) sobre el futuro es un modo de profecía autocumplida. Toma unos minutos para imaginar y escribir el mejor escenario posible para los próximos meses. Es posible que te sorprenda lo brillante que este posible futuro puede llegar a ser.

imagesXIEBTT8G

5. Establece una intención para este día.

Establecer una intención diaria para guiar el día te pone en el asiento del conductor, donde se toman las decisiones conscientes en lugar de reaccionar a las demandas recibidas. No es posible salirte con la tuya todo el tiempo, pero ser simplemente consciente de lo que quieres lograr te proporcionará un sentido de propósito que te ayudará a interactuar con el mundo de un modo más coherente. ¿Qué te parece si empiezas por el final? ¿Cuál es tu intención para el día de hoy?

imagesP5FRWHV3

FUENTE: www.psicopedia.org