Enseñar a los niños el arte de la paciencia

images2RG0FH6P

La paciencia es un hábito que los niños deben adquirir. Los niños, cuando son pequeños, tienen dificultades en entender el concepto de paciencia. Cuando quieren algo lo reclaman de forma inmediata, y a menudo se sienten frustrados al no poder satisfacer sus deseos. Los padres tienen la misión de ayudar a sus hijos a desarrollar la paciencia. Es importante comenzar a trabajar en la adquisición de este hábito desde los primeros años de vida. La paciencia es un valor importante que nos puede ayudar a desenvolvernos en la vida y a afrontar distintas situaciones de forma exitosa. Los padres no sólo deben ayudar a los hijos a ser pacientes, predicando con el ejemplo, sino que deben incorporar estrategias pedagógicas a los momentos que pasen con sus hijos para contrarrestar los mensajes de “si lo quieres, lo tienes ya mismo” a los que los niños están expuestos a través de la sociedad y los medios de comunicación.

Algunas recomendaciones para entrenar el arte de la paciencia en los niños.

  • El ejemplo es de vital importancia para que los niños sean pacientes, esto quiere decir que si los padres llegan a un lugar y quieren ser atendidos de forma inmediata o de lo contrario se desesperan, no pueden pedirle a sus hijos que sean pacientes.
  • No darles rápidamente lo que desean. En muchas ocasiones los niños hacen pataletas para conseguir diferentes elementos o alimentos, si los padres le dan lo que piden inmediatamente van a crecer como personas impacientes, que reciben todo en el momento que lo desean. Por ejemplo, le podemos enseñar a “ahorrar” para comprar algún objeto que desean,
  • Para enseñar a los niños a tener paciencia es necesario mostrarles como  esperar un poco. En ocasiones los niños llaman a los padres y estos acuden de forma inmediata dejando lo que estaban haciendo, lo apropiado es decirles que los escucharon, pero que irán en un momento, ya que están ocupados. De esta manera los pequeños aprenden a esperar. Es importante que los niños aprendan a esperar. Por ejemplo, cuando estamos hablando, no debemos interrumpir inmediatamente nuestra conversación cuando nos piden algo.

untitled1

  • Los juegos de mesa sirven como entrenamiento de paciencia. En estos juegos, debemos respetar turnos, reglas, esperar…Intenta jugar a juegos de mesa con tus hijos, es un aprendizaje muy útil.

imagesA9M06ADX

  • Escucha al niño. Cuando estás esperando en una larga fila para hablar con el cajero del banco, dile a tu hijo que sabes cómo se siente. Di algo como, “la espera puede ser dura. Pero todos tenemos que ser justos y esperar nuestro turno”. Indica a tu hijo que eres consciente de cómo se siente y luego pídele que te lo explique. Muéstrale a tu niño que estás escuchando activamente y te preocupas por lo que está diciendo. Pregúntale si está cansado, aburrido, si tiene hambre o tal vez miedo de perderse su programa favorito de dibujos animados. A veces, todo lo que un niño quiere es un poco de atención en estas situaciones.

imagesSJL0KC9G

  • Un buen ejercicio para desarrollar la paciencia en los niños es sembrar una planta y mostrarle que el crecimiento de la misma tiene su proceso y que es necesario esperar. Se pueden ir juntos a regar la planta para ir observando la evolución. Es importante que realice actividades que no tienen una recompensa inmediata.
  • Es apropiado premiar los comportamientos pacientes, esto quiere decir que cuando se llame a los niños, ya sea en el colegio y en la casa y se les pida que hagan una fila, el que lo haga de forma paciente y sin lastimar a los demás debe ser premiado o por lo menos felicitado por parte de los papas.
  • Otro consejo apropiado para enseñar a los niños a tener paciencia es narrarles cuentos en donde los animales o las personas que son pacientes obtienen las metas deseadas. Estos cuentos deben ser divertidos y cada vez hablar de uno diferente, para que de esta manera los niños presten atención. Podemos también, utilizar cuentos largos. Así, no acabaremos la historia la misma noche y tendrán que esperar hasta la noche siguiente, después del continuará…
  • Cuando sea necesario esperar, como es el caso de un aeropuerto o terminal, es apropiado llevar juegos o cuentos, para que a los niños no se le haga tan larga la espera.
  • Es necesario conocer a los niños para discriminar si los niños llaman por una urgencia y debemos ayudarles de inmediato o, por el contrario, nos están demandado más atención de la necesaria.

images0A9YYGPN

 

  • Debemos cumplir nuestras promesas. Si prometemos atender al niño en cinco minutos, o realizar con él alguna actividad, debemos cumplir con nuestra palabra. Si no es posible, explicarle las causas para que no se sientan olvidados, saber que les haremos caso ayuda a sobrellevar la espera con más facilidad. Los niños pueden elaborar una lista de deseos, así que cuando pasan por una tienda y quieren algo, les podemos decir que los escribiremos en la lista y que esperaremos a su cumple, su santo…etc.
  • Debemos intentar no enfadarnos hasta el punto de gritar cuando los niños cometan un error o hagan algo mal.  Para enseñar paciencia, hay que ser pacientes.
Anuncios

La cara B de la deseabilidad social

imagesEOC1PQS5

Por deseabilidad social se entiende la tendencia de las personas a presentarse ante los demás de una forma adecuada desde el punto de vista social, es decir, de la forma más valorada socialmente (Crowne, 1979)(Briñol et al., 2001). La necesidad de pertenencia tiene un coste muy elevado para las personas inseguras, tímidas y poco asertivas. Todos queremos tener amigos, personas con las que salir, enamorarnos, llevarnos bien con los compañeros del trabajo, en definitiva, sentir que pertenecemos a un grupo. Pero, las relaciones sociales pueden ser una fuente de insatisfacción y generar altos niveles de ansiedad y tristeza. Muchas personas buscan mostrar su mejor versión, hablar sobre lo que es correcto y aceptado, vestirse a la moda y ocultar las rarezas, defectos y debilidades para no sentirse criticados. Fingir te lleva a integrarte en un grupo, pero el precio es demasiado alto. Dar tu mejor versión supone unos niveles altísimos de perfeccionismo, estar todo el día en guardia para no meter la pena y que descubran tu lado oculto. Fingir te lleva a no ser tú mismo.

Agradar a los demás implica ser respetuoso, agradable, educado, divertido, participativo, pero nunca, ser lo que no eres. Es más sencillo intentar buscar otro grupo de personas u otra pareja que valore lo que tú, de forma natural y fácil, puedes ofrecer, que estar toda la vida interpretando un papel. Ser natural y sencillo es una de las características más atractivas de las personas. Los demás se sienten cómodos con las personas que no tratan de fingir, engañar o ser misteriosas. De todas formas, tarde o temprano, siempre se pilla a quien simula algo que no tiene. La comunicación no verbal suele delatarles. Siendo tú mismo no engañas a nadie, pero sobre todo, no te engañas a ti mismo.

imagesUYMRWFB3

Para conseguirlo empieza por:

1. Cuidar tus prioridades. Hacer el bien y estar disponible para los demás es genial, pero tus necesidades también son importantes. Las personas que priorizan a los demás antes que sus necesidades, no se estiman lo suficiente. Piensan que los otros están por encima y que ellos ya tendrán tiempo de atenderse.

2. Trabaja en tu autoconcepto: ¿quién eres?, ¿qué tienes que ofrecer?, ¿por qué eres valioso? Contestar a estas preguntas de forma positiva no es arrogancia ni falta de humildad. Es tener claro tu valía. Tu valor interior te posiciona frente a los otros, permite comportarte con seguridad y confianza. “Este soy yo y me gusto”.

3. Acepta que no puedes caerle bien a todo el mundo, ni siquiera siendo la mejor persona del planeta. Las experiencias, la filosofía de vida, los valores, las necesidades… hay muchas cosas que nos diferencian. Lo importante es ser flexible y comprender lo que nos distingue. Es muy incómodo estar fingiendo que te gusta esto y lo otro si no es así. Hay muchas personas ahí fuera a las que les encantaría compartir contigo gustos similares. Solo tienes que tener paciencia hasta que aparezcan.

imagesRF1KYMPR

4. Respétate. No permitas que nadie te falte el respeto por miedo a perder a la persona. El que te falta el respeto no tiene cabida en tu vida. El respeto hay que ganárselo y no se consigue dejando que otros te pisoteen o abusen de ti.

5. Bieninterpreta. En un grupo cada uno se expresa como sabe, hace comentarios más hirientes, sarcásticos, irónicos o se ríe de lo que a ti no te hace gracia. Si tienes dudas sobre el comentario, pregunta: ¿a qué te refieres con esto, tiene que ver conmigo? Es la mejor manera de aclarar dudas. Evitarás rumiar, hacer juicios de valor sobre lo que dice la gente y a qué se refieren con sus comentarios.

6. Siéntete cómodo en las interacciones. Busca lo que enriquece y disfruta el momento. No estés pensando en decir algo que guste, sino en disfrutar de la conversación. Tu atención tiene que estar puesta en lo que está sucediendo, no en la posibilidad de meter la pata con algo que digas.

7. No cedas cuando no te apetece algo. Puedes rechazar un plan y seguir conservando a tus amigos. Estar siempre disponible no es un valor.

Si tienes que interpretar un papel para sentirte bien en un grupo, ese no es tu grupo. ¿Te has planteado probar con tu versión oficial? Igual es más carismática y atractiva. Todo es probar.

imagesKZA4UT0E

FUENTE: www.huffingtonpost.es

Aprender a fomentar la empatía

images07NZPLG2

La empatía es decir, reconocer y apreciar las emociones y necesidades de los demás y tener una respuesta ajustada a ellas. La empatía se puede desarrollar y mejorar, por eso es importante empezar a trabajarla desde pequeños, ya que ayuda a tener un mayor ajuste emocional y social. También está ligada a otras capacidades como  la asertividad, la comunicación y mejora las relaciones sociales. Los beneficios de prestar atención desde casa al desarrollo de la empatía son bastante obvios: los niños que son educados para aceptar sus propias emociones y reconocer las de los demás suelen tener más autoestima y también conductas sociales positivas.

* Etapas en el desarrollo de la empatía

  • Algunos niños en su primer año muestran empatía emocional (lloran si ven a otro bebé llorando). El niño aún no percibe a  los demás como diferentes de sí mismo.

 

  • Entre uno y dos años, se dan cuenta de que lo que siente el otro no es lo que sienten ellos, tratan de consolarlo aunque no saben muy bien como hacerlo.

 

  • A los seis años comienza la etapa de la empatía cognitiva, es decir ya se da cuenta de que los demás tienen sentimientos distintos a los suyos.

 

  • Entre los diez y los doce años, su empatía se extiende más allá de los que conocen, (expresan su preocupación por gente que sufre…).

images14D0TWJ5

 

Ideas para fomentar el desarrollo de la empatía

  • La lectura es una vía adecuada para fomentar la empatía. Los niños tienen la oportunidad de experimentar lo que les ocurre a los personajes. Cuando acabamos la lectura, podemos realizar preguntas encaminadas a que los niños se fijen en las emociones que han sentido los protagonistas en distintos momentos de la historia.

 

  • Podemos hablar de las cosas que les pasan a sus amigos, a nuestros vecinos, a personas que vemos por la calle…Si razonamos con ellos sobre estas cuestiones, estamos favoreciendo su empatía.

 

  • Podemos utilizar pelis, cortos, vídeos…para reflexionar sobre los sentimientos de los protagonista. Es importante ir ampliando el vocabulario emocional del niño. Cuando son más pequeños podemos utilizar categorías más simples como triste, contento y enfadado. Conforme va aumentando en edad, debemos introducir adjetivos más complejos como preocupado, molesto,…etc.

 

  • Escúchale y muestra afecto cuando tenga un problema o se sienta triste y necesite contarlo. Si en ese momento no puedes, busca con él otro adecuado para los dos.Considera importante los temas que hablan los niños, dale valor a sus conversaciones. Observa con más detalle a tu hijo mientras hablas con él, prestándole atención. Atiende lo que siente, sin juicios ni comentarios críticos.

 

  • Acepta que sus emociones y sentimientos pueden ser diferentes a los tuyos.

imagesR4CN4GDE

  • Consuélale cuando esté triste o enfadado, va a sentirse comprendido. Luego él hará lo mismo con otros.

 

  • Identifica y expresa  tus sentimientos, esto ayuda a captar mejor las de tus hijos. Los niños aprenden por observación. Así, que es importante que aprender a expresar sus emociones, viendo como nosotros expresamos nuestras emociones. Debemos procurar no ocultar nuestras emociones.

 

  • Ponle ejemplos de situaciones diarias (¿Cómo crees que se ha sentido el otro niño?¿Cómo te sentirías tú?), dibujos o películas y reflexionad juntos sobre las emociones de los personajes (¿Cómo se sentía el protagonista?¿Qué ha hecho que se sintiera así?).

 

  • Podemos involucrarlos en actividades organizadas por asociaciones, ONG….como una forma de implicarlos en distintas realidades de distintos colectivos de formas más activa.

imagesTIZVKTVV

Aprender a manejar el enfado

images

En esta entrada quiero compartir con vosotros un material que he creado para trabajar el manejo del enfado en los niñ@s. El enfado es un sentimiento muy común y no es negativo. Es normal y sano enfadarse. Los niñ@s no tienen que aprender a no enfadarse, deben aprender a expresar su enfado de forma adecuada. Para ello, necesitan vocabulario para expresar su emoción y algunas estrategias para poner en marcha cuando estén furiosos.

1) Enseñarles vocabulario para expresar las emociones:

Todo el mundo siente rabia a veces. De hecho es un sentimiento tan común que existen un montón de palabras para describirlo.

FURIOSO          RABIOSO     ENFADADO           MOLESTO          IRRITADO              ENFURECIDO              ECHANDO HUMO

images (7)

2) Identificar qué cosas les enfadan. Piensa en las cosas que te han puesto furioso últimamente. En casa, en el cole, con tus padres, con tus amigos…

3) Ver qué consecuencias tiene la ira ¿positivas o negativas?

¿Nos ayuda la ira? Vamos a comprobarlo. Contesta.

 

NO

¿Te ayuda a tener buenas notas?

 

 

¿Te ayuda a hacer amigos?

 

 

¿Hace que tus padres sean amables contigo?

 

 

¿Alguna vez te has quedado dormido con una sonrisa pensando en todas las veces que te has puesto furioso?

 

 

¿Te has metido alguna vez en problemas por ponerte furioso?

 

 

¿Alguna vez te has perdido algo por estar furioso?
¿Alguna vez te has arrepentido de algo que has dicho estando enfadado?

La ira no nos ayuda a estar más felices y encima nos suele crear problemas, ¿Qué podemos hacer?

4) Describir las sensaciones que nos provoca la ira.  La ira se parece mucho al fuego. A veces, sólo se necesita una pequeña cosa para encenderla. La ira puede estallar y empezar a arder rápidamente y puede destrozar lo que se ponga en su camino.

images (8)

5) Buscar alternativas y trazar un plan. Vamos a ver qué podemos hacer para apagar el fuego.

¿Cómo podemos apagar el fuego? Vamos a aprender estrategias para expresar el enfado de forma adecuada:

  •  Una retirada a tiempo a veces es una victoria: ¡Tómate un descanso! Puedes:

    Ir a tu habitación.

    Leer un libro.

    Hacer un dibujo.

    Acariciar a tu mascota.

    Ir a beber agua…

Piensa 4 cosas que puedes hacer y escríbelas…

  • Cuando nos enfadamos, se activa una alarma dentro de nuestro cuerpo y se genera mucha energía. ¿Qué podemos hacer con ella? Saca la energía…Podemos..Correr, saltar, ir en bicicleta, subir el volumen y ponernos a bailar, descargarla en el cojín de los enfados…
  •  ¡Cálmate!. Cuando la energía recorre tu cuerpo, puedes intentar calmarla. Respira hondo y mete toda la rabia en un globo, luego la tiramos por la ventana y que se vaya muy, muy lejos.

descarga (3)

     Estírate: Intenta tocar el techo con la punta de los dedos, inspira (1,2,3) y expira (1,2,3).

    Apretarse: Coge una almohada, rodéala con los brazos, mientras inspira apriétate contra ella todo lo fuerte que puedas, luego relaja.

 6) Hacer una hoja resumen como recordatorio con imágenes.  Cuando tenemos ira es como si la puerta de pensar se cerrara de golpe, para abrirla necesitamos utilizar las llaves que hemos aprendido:

– Tomarnos un descanso

– Sacar la energía

– Calmarnos.

Y ahora sí, ¡Ocúpate del problema!: ¿Cuál es el problema?, ¿Qué puedo hacer?

A veces, no podemos solucionar el problema (un ejemplo, es que yo quiero jugar y es la hora de hacer los deberes), así que simplemente: Seguimos adelante sin rencor. “No es tan importante”, “A veces estas cosas pasan”, “No merece la pena estar enfadado”.

Y por último, trazamos un plan para actuar cada vez que nos ponemos furiosos. Así, no se les olvidará poner los trucos en marcha.

Inteligencia emocional

images (18)

La  inteligencia emocional se refiere a la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones. La inteligencia emocional se aprende e incrementa durante toda la vida. Se desarrolla a partir de las experiencias, por lo cual nuestras habilidades en este sentido podrán continuar creciendo en el transcurso de la madurez.

francesc-romeu-inteligencia-emocional

La inteligencia emocional está basada en 5 aptitudes básicas: 

Aptitudes personales.  Estas aptitudes determinan el dominio de uno mismo.

Autoconocimiento: Saber qué se siente en cada momento y utilizar esas preferencias para orientar nuestra toma de decisiones; tener una idea realista de nuestras habilidades y una sólida confianza basada en uno mismo.
Dentro del autoconocimiento se encuentran tres subaptitudes:

  1. Conciencia emocional : reconocer las propias emociones y sus efectos.
  2. Autoevaluación precisa: conocer las propias fuerzas y sus límites.
  3. Confianza en uno mismo: la certeza sobre el propio valor y facultades

images (19)

Autoregulación: Manejar las emociones de modo que faciliten las tareas entre manos, en vez de estorbarla; ser cuidadosos y demorar la gratificación en pos de los objetivos; recobrarse bien de las tensiones emocionales.
Dentro de la autorregulación existen 5 subaptitudes:

  1. Autocontrol: manejo de las emociones y los impulsos perjudiciales.
  2. Confiabilidad: mantenimiento de normas de honestidad e integridad.
  3. Escrupulosidad: aceptar la responsabilidad del desempeño personal.
  4. Adaptabilidad: flexibilidad para manejar el cambio.
  5. Innovación: estar abierto y bien dispuesto para las ideas y los enfoques novedosos y la nueva información.

Motivación: utilizar nuestras preferencias más profundas para orientarnos y avanzar hacia los objetivos, para tomar iniciativas y ser muy efectivos y para perseverar frente a los contratiempos y las frustraciones. Dentro de la motivación existen 4 subaptitudes:

  1. Afán de triunfo: esforzarse por mejorar o cumplir una norma deexcelencia.
  2. Compromiso: aliarse a las metas del grupo u organización.
  3. Iniciativa: disposición para aprovechar las oportunidades.
  4. Optimismo: tenacidad para buscar el objetivo, pese a los obstáculos y los reveses.

Aptitudes sociales. Estas aptitudes determinan el manejo de las relaciones.

Empatía: percibir lo que sienten los demás, ser capaces de ver las cosas desde su perspectiva y cultivar la afinidad con una amplia diversidad de personas.

  1. Comprender a los demás: percibir los sentimientos y perspectivas ajenas e interesarse activamente en su preocupación.
  2. Ayudar a los demás a desarrollarse: es percibir las necesidades de desarrollo ajenas y fomentar sus aptitudes.
  3. Orientación hacia el servicio: es prever, reconocer y satisfacer las necesidades del cliente.
  4. Aprovechar la diversidad: cultivar oportunidades a través de diferentes tipos de personas.
  5. Conciencia política: interpretar las corrientes emocionales de un grupo y sus relaciones de poder.


Habilidades sociales:
Manejar bien las emociones en una relación e interpretar adecuadamente las situaciones y las redes sociales; interactuar sin dificultar, utilizar estas habilidades para persuadir y dirigir, negociar y resolver disputas, para cooperación y el trabajo de equipo.

  1. Influencia: aplicar tácticas efectivas para la persuasión.
  2. Comunicación: ser capaz de escuchar abiertamente y transmitir mensajes claros y convincentes.
  3. Manejo de conflictos: negociar y resolver los desacuerdos.
  4. Liderazgo: inspirar y guiar a grupo e individuos.
  5. Catalizador de cambio: iniciar o manejar el cambio.
  6. Establecer vínculos: alimentar las relaciones instrumentales.
  7. Colaboración y cooperación: trabajar con otros para alcanzar metas compartidas.
  8. Habilidades de equipo: crear sinergia grupal para alcanzar las metas colectivas.

La inteligencia emocional no significa simplemente ” ser simpático”. En momentos estratégicos pueden requerir por el contrario enfrentar sin rodeos a alguien para hacerle ver una verdad importante, aunque molesta, que se haya estado evitando. No significa dar rienda suelta a los sentimientos, ” sacando todo afuera” “. Por el contrario significa manejar los sentimientos de modo tal de expresarlos adecuadamente y con efectividad permitiendo que las personas trabajen juntas sin roces en busca de un objetivo común.

* Recursos para trabajar la inteligencia emocional images (17)