Niños tiranos o síndrome del emperador ¿De qué estamos hablando?

images (40)

Algunos expertos comparten la teoría de que los niños que maltratan a sus padres, lo que se conoce como “síndrome del emperador”, lo hacen como consecuencia de carencias educativas, pero los factores educativos no explican todos los casos. Estos niños son pequeños tiranos, que desde pequeños insultan a los padres y aprenden a controlarlos con sus exigencias. Cuando crecen, los casos más graves pueden llegar a la agresión física. Estos niños se caracterizan por:

1. Elevada insensibilidad emocional. El elemento esencial del síndrome del emperador es, la ausencia de conciencia: “No hay sentimiento de vinculación moral o emocional, ni con sus padres ni con otras personas o instituciones”. Son niños que tienen mayor dificultad para percibir las emociones morales.

2. Poca respuesta al castigo (son los que menos responden a las pautas educativas).

3. Focalización elevada en metas egocéntricas.

4. Baja empatía y dificultad para desarrollar sentimientos de culpa.

5. Ausencia de apego a los padres y adultos.

6. Umbral alto para la sensibilidad moral.

images (39)

Las estadísticas confirman que los casos de violencia filioparental han aumentado en los últimos años, forzando a las instituciones a crear centros de menores en los que se trabaja específicamente sobre esta problemática. Muchos veces, los padres de estos niños son juzgados por blandos, permisivos y esa misma culpabilidad les lleva a no denunciar la situación y mantener una convivencia insostenible y perjudicial para ambas partes.  Entender este fenómeno, podría ayudar a estas familias a dar el primer paso para la solución. No creo que nadie que no haya pasado por ahí, puede entender el dolor que sufre una familia cuando tiene que denunciar a su propio hijo. En muchos casos, no hay otra salida.

Existen familias en las que el origen de este trastorno no está en los padres, asegura el Dr. Vicente Garrido, psicólogo criminalista y profesor titular de la Universidad de Valencia: “Muchos de estos padres no son permisivos, ni tampoco negligentes, y no provienen de un contexto marginal. Son de clase media y se han ocupado de sus hijos”. Nos gusta pensar que la educación es omnipresente y que los padres son capaces de moldear a su hijo a su antojo. Como vemos, la explicación que nos parece más lógica va en contra de la evidencia científica y del sentido común.

¿Qué produce este síndrome?

Según Garrido, son niños que genéticamente tienen mayor dificultad para percibir las emociones morales. La genética interacciona con el ambiente, pero en algunos casos su peso se hace sentir más, afirma. Existen determinados elementos del ambiente que pueden influir en agravar este problema:

  • Ausencia de intervención en edades tempranas.
  • Padres poco preparados.
  • Ausencia de ayuda pública.
  • La existencia de una sociedad “tóxica” en la que se premia la violencia y la gratificación inmediata.

descarga (4)

¿Qué podemos hacer para prevenir el síndrome del emperador?

  • Debemos estar atentos a los síntomas precoces, establecer límites muy claros y no dejar nunca de ejercer la autoridad.
  • Dedicar más tiempo a su desarrollo moral y emocional.
  • Fomentar la empatía y la capacidad de realizar actos prosociales.
  • Hablar con ellos sobre las consecuencias de sus acciones en los demás.

 

Consejos para mis papis (II)

Captura

  • Acércame a la naturaleza. Quiero:

Pisar el césped,  subir montañas

Sentir el sol y la arena bajo mis pies

Nadar mares

Descubrir la fauna salvaje que me rodea

  • Un secreto.No necesito todo lo que pido  (de verdad de la buena, ten cuidado, no tengo fin..). Pero….pido todo lo que necesito ¡Escúchame! ¡Obsérvame!

13

14

Me gusta que…

Lo has hecho bien..

Eres único y especial..

Te quiero

Me ha alegrado que …

Bien hecho

Tú puedes

  • Fomenta mi autoestima
  • Los gritos nunca han enseñado nada a nadie. Bueno, sí…a gritar y a taparse los oídos. Cuenta hasta 10 cuando te enfades…Y si no es suficiente…Sigue contando 😉

15

  • Explora conmigo, Crea conmigo, Dibuja conmigo, Baila conmigo, Lee conmigo, Imagina conmigo, Canta conmigo, Ríe conmigo
  • Mi actividad extraescolar es: Ser un niñ@. No quiero crecer antes de tiempo. Déjame creer en las hadas…Y en este caso, el fin sí justifica los medios y dejo que me cuentes mentiras piadosas.

77

  • Quiero tener un millón de amigos, Quiero mancharme, Quiero conocer cada rincón del parque, Quiero caerme y enseñar orgullos@ mis heridas de guerra, Quiero correr como si me persiguiera un león , Quiero agotarme hasta llegar a la cama y volver a empezar…¡No me metas en una burbuja!
  • Habla conmigo…

No como si fuera tonto, no subestimes mi capacidad para entenderte…

Explícame lo que pasa y ¡Cuidado! Me despisto con facilidad…

 Huye del “no porque no” que viene con el chip de padres.

 Recuerda: Si me mientes, aprenderé a mentir

Y cuando acabes de hablar.. ¡Asegúrate de que te he entendido!

  • Respeta mis emociones. En mi termómetro las emociones siempre están a punto de estallar. Cuando río, río de verdad. Cuando lloro, lloro de verdad. Ayúdame a entender qué me pasa, ponte en mi lugar y felicítame cuando consiga calmarme. Ponle un nombre a lo que siento y yo aprenderé a ponérselo también.

00

  • Muévete. Muéveme. Aguanta mi ritmo, o al menos, inténtalo ;). ¡Tengo que quemar energía!
  • SONRÍE , SONRÍE, SONRÍE. Enséñame a sonreír. Enséñame lo que es el sentido del humor. Enséñame a reír a carcajadas. Enséñame a reírme de mi mism@.

08

  • Edúcame no solo para tener. Edúcame para ser. Los valores que me transmitas, serán el tesoro de mi infancia

07

  • Confía en mí. Dame un apoyo desde el que explorar el mundo. No me des los peces…Enséñame a pescar ¡Trabajaré para conseguir lo que quiero!

ioi

  • Quiéreme cada segundo del resto de tu vida. Con mis virtudes y mis defectos. Con mis días buenos y mis días no tan buenos. Cuando vaya por buen camino y cuando me pierda. Cuando esté cerca de ti y cuando me aleje.
  • Enséñame, pero, también…Aprende de mí….

de mi ilusión

de mi inocencia..

de mi capacidad para disfrutar…

de mi espontaneidad

de mi imaginación…

  • ¡Mantén los ojos abiertos y no te pierdas nada! Y recuerda:

kjlñk

Consejos para mis papis (I)

Captura

CONSEJOS  PARA  SUPERPAPIS

  •  Mis primeros días

Acaríciame, Háblame, Escúchame, méceme, cántame, déjame dormir, lo necesito, mírame y aprende a entenderme. Ten paciencia si lloro, necesito decirte algo. Tranquilos, seguid vuestro instinto ¡Lo vais a hacer genial!

2

  • Múestrame el mundo.  Déjame…

Ver, Oír, Oler, Tocar, Probar, Romper, Cortar, Pintar…No dejes que vaya  a dormir sin una experiencia más

  • Enséñame a ganar, pero, sobre todo, enséñame a perder

Necesito tropezar. Necesito levantarme. Necesito entender el mapa. No me quites las piedras del camino, dame la mano y las saltaremos juntos.

8

  • Felicítame por mis logros. Felicítame por mis fracasos. Enséñame que los errores son oportunidades para aprender.

10

  • Ayúdame a descubrir mis sueños, mientras tú haces realidad los tuyos.
  • Mímame, Bésame, Abrázame, Acaríciame. Y no dejes de hacerlo, aunque te diga que eres un/a pesad@.
  • Ponme Limites. Necesito un soporte desde el que volar seguro. Necesito aprender a cuidarme.
  • Normas sí, pero, sencillas, concretas, cortas y con moderación.  Y no me las cambies si te levantas con el pie izquierdo o con el derecho. Sino, me haré un lío y no te haré ni caso. No digas que no te lo advertí.
  • Vivid. No dejéis que os abduzca y os transforme en padreszombies. Sed felices, salid, sonreíd, pasad tiempo con vuestros amigos, cuidaros, divertíos, haced cosas de mayores Y cuando volváis a mi lado, compartid vuestra felicidad conmigo.. Prometo esperaros con los brazos abiertos.

5

  • Tened paciencia y contestad a todas mis preguntas. No me mandes callar cuando no sepas qué decir . Tengo todo un mundo por descubrir.
  • ¡Olvídate de los supersermones!!! Dame pequeñas explicaciones en pequeñas dosis que pueda digerir.
  • Enséñame a hacer todo lo que esté a mi alcance por mí mismo. Ayúdame a crecer, quererme, a sentirme orgulloso de mis logros. Guía mis pasos, que yo subiré la escalera saltando.

…Continuará….

La alimentación, un hábito.

images

Frecuentemente, los padres se quejan de que el momento de la comida se ha convertido, para ellos, en una batalla campal. Muchas veces, los padres se desesperan porque los niños comen muy lento, porque no aceptan nuevos alimentos, no tienen buenas rutinas de alimentación, se distraen frecuentemente o simplemente, consideran que los niños deberían comer más de lo que hacen.

En primer lugar, es importante tener en cuenta que la comida es una de las rutinas diarias del niño y el hábito de comer es un aprendizaje que se realiza paso a paso.  A la hora de establecer este hábito debemos tener en cuenta que:

images (10)

  • Los niños tienen un estómago más pequeño y, por lo tanto, no comen la misma cantidad. Hemos de adecuar la cantidad de comida que ponemos en el plato a sus necesidades.
  • Establecer un horario.
  • Establecer una serie de normas:
    • Se come en la mesa y bien sentado.
    • No hay elementos que distraigan al niño de lo que va a hacer (no se ve la tele, no hay juguetes…)
    • Se establece un tiempo determinado. Una vez finalizado, se retira el plato. Algunos niños, no tienen un sentido claro del tiempo por lo que conviene avisar cuando queden 10 minutos y 5 minutos de que está finalizando el tiempo para la comida.
  • La alimentación debe ser variada. Muchas veces, los padres acaban sólo cocinando los platos preferidos de los niños y se “olvidan” de introducir otro alimentos. El niño debe saber que, aunque no le guste, no vamos a cambiarle el plato.

Cuando la comida se convierte en un momento de tensión para el niño y para los padres es necesario ir introduciendo paulatinamente cambios en la dinámica familiar. Sobre todo, es importante, que los padres se tranquilicen. No se va a morir de hambre, no tiene ningún problema de salud, sino que es un problema de actitud frente a la comida. No le va a pasar nada. Si el pediatra nos ha confirmado que está sano y bien, por lo que sabemos es que come lo que necesita.

images (11)

Los niños aprenden que “no comiendo” reciben mucha atención de sus padres y consiguen lo que quieren (comer menos, ver la tele o jugar, que les cambien el plato, que les den de comer).  Para facilitar la adquisición de este hábito los padres deben de evitar responder a los llamadas de atención. La comida puede ser un momento de diálogo. También deben reforzar positivamente al niño cuando coma bien y decirle claramente lo que nos ha gustado para que pueda repetirlo “me gusta que comas bien sentado, que te acabes el plato y que hayas terminado pronto”.

No es aconsejable utilizar premios cuando comen bien ni castigos por no comer. Comer es un hábito no una norma que tiene que cumplir.

* Documentos de interés sobre hábitos de alimentación en la infancia